La cara de arriba (This side up) XII

 

  http://www.goear.com/files/localplayer.swf

XII

 

 

EVA

 

Salieron de casa los tres juntos, Dolores, Andrés y ella. Fueron a un bar y tomaron una cerveza cada uno. Dolores no paraba de explicarle cosas mientras Andrés la miraba de reojo y se sonreía sin decir nada. Era guapa y él también. Le contó que había tenido a su hijo con diecinueve años y lo había criado sola. Que había montado una pequeña tienda de ultramarinos para más adelante cambiarla por el café. Había habido varios hombres en su vida y a todos los había acabado echando y ya no pensaba liarse con ninguno más. Y mientras le contaba todo eso, saludaba a gente que entraba, le pedía fuego al chico de al lado, la hora a un hombre que pasaba y otra cerveza al camarero. Andrés se cansó de escuchar a su madre y se despidió, le dio un beso en la mejilla a cada una y se unió a un grupo de jóvenes que acababan de aparecer por la puerta. La admiraba. Dolores no debía tener más de cuarenta años, por lo menos no los aparentaba, era divertida y guapa, tenía un montón de amigos y había hecho muchas cosas. Ella tenía casi treinta y ocho y ni siquiera tenía un hijo… Dolores pagó las bebidas y… “Cambiemos de local, este me aburre. Además ¿sabes quien nos falta…?”

——-

 

 

 

GOYO

 

No las vio entrar y luego no la reconoció. Dolores se dio cuenta y le dijo: “¡Pero si es nuestra Eva! ¿A qué está guapa?” Se sorprendió. Estaba diferente, con vestido y el pelo corto y despeinado. Normalmente llevaba traje pantalón y un recogido. Patri le dio un codazo y él se la presentó. Entonces Dolores empezó a hablarle acaparando toda su atención y sin dejarle pronunciar palabra. Patri propuso un cambio de local y los llevó a uno con música estridente y sitio para bailar. Dolores continuó hablando a pesar de ello y empezó a dolerle la cabeza. Un tipo se pegó a Eva y ella puso cara de agobiada, entonces Dolores fue en su “salvación”, llevándoselo a la barra a por unas cervezas para todos. Patri había desaparecido del brazo de un chico muchísimo más joven que ella en dirección a la puerta, así que no tuvieron más remedio que cruzar alguna frase, aunque ella, estaba seguro, se aburría. Hasta que pareció despertar con una canción. Se puso en pie y salió con los brazos extendidos hacia la pista, cazando al vuelo una de las cervezas que traía Dolores. Bailaba con los ojos cerrados, meciéndose, abandonándose a la música…Sí, estaba guapa. Por lo menos él la veía guapa.

——

 

LUCÍA

 

Había empezado a nevar a eso de las cuatro de la madrugada, así que cuando Lucía se levantó para dar de comer a los animales, la nieve empezaba a cuajarse. Llevó a Brisa a la parada del autobús, pero imaginó que tendría que ir a por ella más tarde, nevaba cada vez con más intensidad. Hizo tan rápido como pudo todo su trabajo y cuando hubo recogido todas las lecheras, fue a buscarla. Aprovechó para pasar por el pueblo vecino a comprar provisiones y de paso visitó a Juan. Este le dijo: “Tengo buenas noticias para ti. Te encontré casa y trabajo.” Por lo visto, unas casas más abajo de donde él tenía la suya, se había quedado una vacía. La abuela que vivía en ella había muerto hacía unos meses, los parientes no la querían y la vendían a buen precio. Él le proporcionaría el empleo, Verónica cogía la baja por maternidad en unas semanas y necesitaba sustituta… ella era perfecta. Sonrió, pero no le hizo ninguna gracia. Eso significaba que ya no tenía escusa para permanecer por más tiempo en la casa. Salió del veterinario y fue a buscar a Brisa. Durante todo el trayecto de vuelta pensaba en lo mismo, el pueblo, la casa, Brisa. Cambiar otra vez. Le dolía la cabeza y nevaba mucho, seguro que se quedaban incomunicados durante un tiempo. Esperaba que fuera el suficiente para hacer cambiar al abuelo de idea.

 

———

 

BRISA

 

Qué bien, nevaba mucho y Lucía había venido a por ella al colegio. Se metió de un salto en el todo terreno, era genial!! Los Reyes Magos se habían adelantado mucho este año. Le había pedido a Pepe que la ayudara a escribir la carta por que a Lucía no le gustaba pedir cosas a nadie. De hecho, Lucía nunca le hablaba de los Reyes Magos, ella los conocía por Susana que un montón de tiempo antes de que llegaran, hablaba sin parar de ellos. Y por Pepe, que le explicó que los Reyes traían regalos que los niños les pedían y que ellos deseaban. Así que pidió dos cosas, las que más deseaba ella en el mundo. Una ya la tenía: que nevara mucho, muchísimo, para no tener que ir al cole y poder quedarse con Lucía y Canelo en casa y sin salir del pueblo. La segunda era que volviera su padre. Lucía decía que ya que pedías cosas, lo mejor era que fueran cosas reales y no “intangibles”. Ella no sabía que quería decir esa palabra, Lucía le explicó que eran cosas que no se pueden tocar. No cambió nada de su carta. La nieve se puede tocar y también su padre se puede tocar, incluso oler y besar. Y si ya le habían traído la primera cabía esperar que la segunda también llegara. Solo era cuestión de tiempo, aún faltaba mucho para los Reyes.

 

———

Anuncios

4 pensamientos en “La cara de arriba (This side up) XII

  1.  
      dolores  pagó la cuenta … y se comió a  Eva a Patri a Goyo a Andrés
            lucía, se quedó incomunicada…
      mientrás brisa , ya sabía sin siquiera llegar a saber
       q lo realmente importante es intangible
          o esas eran las q no eran realmente importantes
     
        un besooo…
     
     pd1….   una idea …  vete mitando un nuevo hospedaje… por si…. no abren más
     
    pd2                      cualquier cosa q se junta se mezcla se piensa se siente desde dentro es buena mala tiene sentido tiene…          sólo cuando lo q realmente le da forma sentido… belleza …        logra captarla …  siempre se necesita quien recibe la obra…  y si por lo q sea … llega  a impactar, entonces ya habra gente que se preocupe de sacarle sentido crítico.. de porqué es buena…  .. bueno ya está bien me enrollé….. un beso marina
     
     

    Me gusta

  2. Hola, ya estoy aquí.
    A ver si me acuerdo…
    Primero Catal… Jo, que wai, no quepo por la puerta, jajajaja, en serio, las voy a tener que ensanchar… es que…. bueno, ya lo verás, jijiji…
    He tomado nota de todo: Así se vale. Un beso, con una o sola, que me gusta más.
    Luego Toni… Aún enfermo? Si que te dura la gripe esta… juno me encantaría verla y… jo, no me acuerdo del título de las otras, pero me las apuntaré, ahora voy a mirar el otro coment (esa que dices que es de mi estilo o algo parecido, no me suena, pero este fin de semana vi – otra vez- "descalzos por el parque" y a pesar de ser absurda a más no poder, me encantó… Y oye, como se hace para coger fiebre?)  Hala, líate la mantita y… ¡¡¡ya te estás pidiendo "el paciente inglés"!!!  Un beso cortito. (Hay que ver, a estas alturas y dando besos cortitos…)
    Vale Marina, cuando nos explique Toni como se coge esa fiebre que él tiene, quedamos y la vemos juntas. Ya te he dicho un montón de veces que tú no eres pesada, para nada, vamos. Si puedo, mañana te cuelgo otro capítulo (ya te dije que tenía hasta el 23, Ahora voy por el 34), creo que yo si que me voy a hacer pesada esta vez, la historia es más complicada que la anterior… o por lo menos para mí lo es. Un beso enorme, grande como un globo aerostático de mil colores imposibles y que vuela alto, alto, inflado de aire cálido con olor a primavera. apa!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: