La cara de arriba (This side up) XXI

 

  http://www.goear.com/files/localplayer.swf

 

XXI

 

 

EVA

 

Mientras hacía la maleta no pensaba más que en él, en lo que estaría haciendo en ese momento, en como se sentiría. Ya tenían todo en cajas y solo les quedaba acabar de recoger alguna ropa. Rafa se le acercó por detrás y la cogió por la cintura, la besó en el cuello y ella se encogió de hombros, como si tuviera frío. Él la encontraba tan bella cuando estaba así… Se había prometido no llorar y hasta el momento lo estaba consiguiendo. Antes de salir del piso, dio un último paseo por él. Salió a la terraza, el jazmín se había acabado de secar. Desde allí se veían las luces de la ciudad, contaminando la noche y ocultando las estrellas a sus ojos. No importaba, a partir de ahora las vería con total claridad, allí donde iba no había luces que compitieran por brillar más que un sol. En un principio creyó que se sentiría morir, entristecería y se iría apagando hasta que Rafa se diera cuenta de que algo pasaba, pero no. No había sido así. Ni siquiera se extrañó que aquella noche ella no volviera, cuando le dio la noticia, se alegró y entendió. Durante esos dos meses que hacía que no lo había vuelto a ver, ella se había acostumbrado a vivir otra vez sin amar, por lo menos sin demostrar que podía amar y que lo hacía… que lo había hecho. Rafa salió con su abrigo: “Vas a enfriarte y además, creo que el taxi ya está abajo, ¿nos vamos?” Ella asintió y se dejó poner el abrigo, con una mano acariciaba su vientre y con la otra se cogió del brazo de su marido, y salió para siempre de la vida en aquella ciudad. Una lágrima escapó a su encierro, resbalando por la mejilla y estrellándose en el cuello del abrigo.

——————

 

GOYO

 

Dejó de esperarla al cabo de una semana, no, de dos, o tal vez fueran tres… Quizá aún la esperaba y no quería reconocerlo. De hecho, había encontrado trabajo en un laboratorio. Quien le iba a decir que todo lo que había estudiado y a lo cual se había resistido tanto tiempo a darle utilidad, iba a ser su futuro. Dolores no decía nada, pero no estaba conforme. Lo sabía por Andrés. Ella creía que tenía que olvidarla y seguir su camino: “La gente a veces engaña, no creí que fuera el caso de Eva, pero mira…” Patri le servía para distraerse de la realidad, de su soledad. Esa soledad antes buscada y ahora odiada. Buscada por un motivo similar por al que ahora la odiaba. No creía en la Navidad, hacía tiempo que dejó de hacerlo, pero esas habían sido una de las más tristes que él recordaba haber pasado. Y ahora se enfrontaba a un nuevo año, una nueva vida, distinta de cómo a él le hubiera gustado que fuera. Pero no sabía como escapar de ella, porque mientras siguiera allí, ella sabría donde encontrarlo, si es que se decidía a hacerlo. Ya estaba harto de salir corriendo, de dejar el camino libre a los demás. Sería él el que lucharía si… si había algo por lo que luchar, al fin.

—————–

 

LUCÍA

 

 

Era un piso grande, no estaba mal. Tenía un patio bastante amplio donde Canelo podía correr a sus anchas mientras ella trabajaba y Brisa estaba en el colegio. Su trabajo no era lo que a ella le hubiera gustado, pero ya buscaría otro mejor, eso no le preocupaba. Estaba cualificada para eso y más. Había desistido entender los motivos del abuelo en hacer que ellas se fueran. En el fondo, se lo tendrían que agradecer, era una buena oportunidad para ellas el empezar en un sitio nuevo. Se había despedido de ellas fríamente, suponía que para que se le hiciera más fácil… a él y a ellas. Brisa se había colgado de su cuello y lo había llenado de besos y lamido y relamido y lo había abrazado con tanta fuerza que el hombre se puso rojo, casi asfixiado. Luego el abuelo la había abrazado a ella en silencio. Notó una humedad en su pelo más tarde, ya en el coche y de camino a la ciudad. Se le caía un mechón en la frente y al recogerlo a un costado lo notó mojado. También él había llorado. Lo mismo que Pepe, que fue a despedirse de ellas la noche de antes. Pepe. Nunca hubiera imaginado que él… que ella pudiera sentir algo así y además ser correspondida. Él también se fue llorando por la mañana, bien temprano. Ahora Brisa hablaba menos de su abuelo. Un día le contó que estaba tranquila por que sabía que ya no estaría mucho más tiempo en el pueblo, que se iría a un sitio mejor. Eso la intrigó, pero la niña no dijo nada más a pesar de sus preguntas de por que decía eso. Se adaptó bien al colegio nuevo y eso era muy importante para ella. Sufría por que la había obligado a dejar a su mejor amiga y ella sabía lo importante que son las mejores amigas, lo sabía muy, pero que muy bien.

—————

 

BRISA

 

Ya no tenía a Susana, no tenía al abuelo, no tenía a Pepe. Bueno, le daba igual. Estaba convencida de que algún día ella volvería al pueblo y se quedaría allí para siempre. Un poco odiaba a Lucía, porque ella sabía lo importante que era esperar allí, en la casa. Si volvía su padre no tendría que salir a buscarla, porque ella ya estaría allí, esperándolo. Pero ahora ya no estaba. Se habían ido. Lucía se empezaba a parecer a las otras madres. No quería que eso sucediera, las otras madres no le gustaban. En este colegio aún eran más raras. Iban muy deprisa y algunas ni siquiera eran madres de verdad, eran “canguros”. Esas le gustaban aún menos. Lucía ahora iba muy bien vestida y olía como las demás, ya no olía a jabón. Solo era como siempre los fines de semana, que se iban a un parque muy grande y lleno de árboles enjaulados. Le gustaba más el bosque, pero no se lo decía a Lucía para que no se pusiera triste. Al principio le pedía que la bañara como en el pueblo, que le hiciera una torrada en la lumbre, que fueran al bosque a por leña, pero ya no. Ya no hacían nada de lo que hacían antes. Ahora todo eran otras cosas, cosas nuevas. De todas esas cosas nuevas, la que más le gustaba eran las panaderías llenas de bollos y pastas rarísimas y las tiendas de todo. Había tiendas por todas partes y de todas las cosas que ella pudiera imaginar. Un día habían visto una de alas de mariposa, que Lucía dijo que eran “abanicos”. Le gustaron tanto que le compró uno de colorines aunque no hiciera nada de calor. En el fondo, Lucía no era como las otras madres, lo que pasaba es que ella aún estaba un poco enfadada, aunque seguro que pronto se le pasaría, seguro.

——————–

 

 FIN DE LA PRIMERA PARTE

 

 

Anuncios

7 pensamientos en “La cara de arriba (This side up) XXI

  1. Valeeeee que sea el lunes,Toni vendrá ,ahora mismo lo llamo…y ahora imagina una vocecita de niña……porfi porfi pon el lunes la siguiente…
    Besazos hasta cansarnos de Marina

    Me gusta

  2. Hola…
    Pues no sé… si ponerlo mañana o ya, quizá el lunes, no? semana nueva, parte nueva, personajes nuevos… no sé. Tal vez espere a Toni… no, mejor no. Es que si lo espero igual no puedo colgar nada en semanas…. ¿Qué hago?… no sé… tal vez… no sé.
     
    Preciosa quien? malue… lo haces a posta eso de cambiar las letras de orden o ha sido un accidente? nunca sé nada del todo seguro viniendo de ti… todo puede esperarse, cualquier significado, otra manera de ver… uf!! ya me he rallado… ¡Qué noooo! es broma!!
     
    Esperaremos un segundo eterno, detenido en el tiempo, suspendido entre palabra y palabra, disfrazado de minutos, horas, días…
     
    Un beso para cada uno. Enorme y suspendido entre palabras…

    Me gusta

  3.  
     Cuando un segundo detiene la vida,
      es, que se ha vivido ese instante
     y no se ha dejado pasar como tantos otros
     
      deberíamos detener el tiempo?
      
       por supuesto…..
     
      un beso… 
     
     pd.. preciosa katie malue

    Me gusta

  4. Buenos dias princesita de los escritos,guapa de los espacio,lo mejor de Internet,reina ,(Es para ver si te animo a poner el siguiente capitulo,tomo,fascículo,libreto,esquema,apuntes..etc) pero son  ciertos..un besazo.Marina

    Me gusta

  5. Hola Holliday,esta mañana no he podido pasar,he tenido que ir a Tarragona por un asunto de familia,pero aquí estoy leyendo y queriéndote un montón  grande por lo que dejas ver en tu escrito …pero…..¿Fin de la primera parte?¿ que eres de la planeta agostini?jajajaja,¿no serán entregas mensuales por que me da algo? Y como siempre mi querida escritora me deja con la miel en los labios!!! requetemalisima!!!(te he subido el rango a requete….)
    Mañana por la mañana estaré aquí para ver que pasa con los fasciculos  .Un beso muy fuerte querida Holliday
    Madrugadora jajaja

    Me gusta

  6. Hola…
    Marina, ayer, cuando me contabas que Brisa te recordaba a una niña de diez años que tuvo que irse de su casa y que ella no quería porque así pensaba que esperaba a su padre… todos los recuerdos… los pelitos, las gafas, los ojos… uf!! Se me puso la piel de gallina!!! Yo había escrito el capítulo que lees ahora en enero, y por un momento, pareció que lo hubieras leído… pero no, era aún más alucinante, lo habías vivido. Te he dicho ya que te quiero un montón? Pues te quiero un montón. Un beso y gracias por las amapolas. Y tienes tipazo, que se ver…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: