La cara de arriba (Handle whit care) I

La cara de arriba

“Handle whit care”

   

  http://www.goear.com/files/localplayer.swf

 

 

I

 

 – No es cierto… Es mentira, ¡me mientes!

– Brisa, escúchame…

– ¡No! ¿Por qué lo haces? ¿Qué he hecho? Di. Me odias.

– Brisa… No te vallas, espera, por favor Brisa…

– No me importa, ¡yo también te odio!

– Ven… no, no cierres la puerta… ¡Brisa!

– ¡Déjame!

– Abre la puerta. Vamos, abre, no quiero enfadarme, abre Brisa, por favor. Ábreme la puerta y hablemos.

– Brisa.

– Brisa.

– Brisa… abre.

– ¡Déjame!

 

Lucía apoyó su frente en la puerta de la habitación de Brisa. Una mano en el pomo, la otra, entre su pecho y la puerta, aún conservaba la carta del hospital. Fue deslizándose despacio hasta llegar al suelo. Allí estuvo casi una hora. No oía a Brisa, debía haberse quedado dormida. Hubiera podido entrar y ver si estaba bien, si dormía encima de la cama la podría haber tapado para que no cogiera frio, le habría dado un beso en la mejilla y mirado en silencio. Todo eso hubiera hecho si hubiera abierto la puerta de la habitación, pero era "su" habitación y no lo hizo. A pesar de querer hacerlo. Sin embargo, lo que sí hizo fue pensar. Pensó mucho. Su cabeza fue un procesador rápido desde el momento en que recogió el correo al llegar del trabajo y vio la carta, desde que la leyó y decidió que ya era hora de explicárselo todo a Brisa. Ahora se daba cuenta de que quizá tomó la decisión equivocada, que se había precipitado, pero ya estaba hecho y había que solucionar el roto. Pero… ¿cómo?

Se levantó del suelo. Recogió los platos de la cena que no habían acabado de encima de la mesa de la cocina, metió la leche en la nevera y salió al rellano. Tocó al timbre de la puerta de al lado.

 

– Hola Elvira, soy yo. – Dijo antes de que la puerta se abriera.

– Hola… – Una mujer de unos cincuenta años en camiseta y pantalón corto abrió la puerta.

– Tengo que pedirte un favor. Ya sé que no son horas, pero…

– No importa cielo, dime.

– Necesito que te quedes con Brisa esta noche. Toda la noche.

– Pues claro ¿Sales? Ahora mismo le preparo la cama.

– No. Tendrás que dormir en mi casa, está enfadada y no quiere salir de su habitación.

– ¿Por Jorge?

– No. Él no tiene nada que ver. Elvira, tengo que irme. Volveré mañana por la tarde, cuando llegue te lo explico todo pero ahora… quisiera salir cuanto antes.

– ¿No irás en coche y sola, verdad? Lucía, sabes que puedes contar conmigo siempre, no importa la hora que sea, pero quizá si salieras mañana bien temprano… no me gusta que conduzcas de noche. Si te acompañara Jorge…

– No puedo esperar a mañana y es mejor que vaya sola.

– Tú sabrás lo que haces. Ten cuidado cariño.

– Gracias Elvira, no sé que haría sin ti.

 

Dicen que los niños tiene una capacidad asombrosa para aprender y que pueden tener recuerdos desde el momento que aprenden a hablar, sobre todo si es algo fuera de lo común, algo que les cause dolor o alegría. Es curioso.  Entonces, ¿cómo era posible que Brisa aún recordara a su padre y las cosas que hacía con él y sin embargo, no recordara el día que Lucía llegó para hacerse cargo de ella. La adoptó como a su madre sin exigir explicaciones y luego olvidó que ella nunca estuvo en los tres primeros años, casi cuatro, de su vida. Bueno, también dicen que la memoria es selectiva y estaba claro que Brisa había decidido desde pequeña lo que quería o no recordar.

Lucía condujo gran parte de la noche. Cuando llegó a las puertas del hospital, casi amanecía.

Anuncios

5 pensamientos en “La cara de arriba (Handle whit care) I

  1. Dicen que los recuerdos de los niños comienzan con unos 4 años de edad, salvo que sea algo trauáatico que tel vez recuerden de antes. Sin embarago conocerte a ti nunca se olvida desde el primer día. Besos de colores en ese lugar…
     
    Besos desde la España verde del norte.
     

    Me gusta

  2. Creo que me tengo que poner al corriente de lo que has escrito en todo este tiempo
    que no he conocido este lugar hermoso y difernte,estoy empezando a leer lo que veo y
    realmente me gusta,creo que te visitare mas a menudo,los niños si que tienen una
    caopacidad de aprender y sobre todo darse cuenta de situaciones que pasan,aunque a veces
    los adultos creamos que no se han enterado de ciertas cosas que intentamos ocultrles.
     
    Un beso.
    Sol.
    Desde Un lugar de sueños y letras.

    Me gusta

  3. Seguro que en el hospital esta Marcelo….Que cortito el capitulo  jo y jo,Hay decisiones que tomes la que tomes traen  problemas,es difícil decidir que hacer para no provocar mas daño…¿Mañana mas ?
    Eres una provocadora jajajaja lo digo por que ya veo a Tony tirándose del pelo al insinuar que la receta de lechuga larga-queso azul-manzana etc,puede estar estupenda con nueces…..es como el conejo sin conejo y con pollo jajajaja le vas a dar un disgusto….Esta receta la copio para hoy,soy una comedora de ensaladas ,me encantan y esta tiene buena pinta..Besitos Toni
    Si,el loco de Kram me ha dejado monisima en el dibujito,ha sabido captar mi yo perfectamente jajajaj.Un beso-globo pero sin látigo.Marina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: