A weird dream VI

2012-12-12 Attack of the mutant worms

Caemos. Sin remedio. Una caída que parece no tener fin. Aparto la vista de las ventanas y mis ojos encuentran los suyos, que me esperan, alerta, pendientes a mis reacciones. No parece asustado a pesar del destino al que nos precipitamos. Espero el impacto contra el suelo, que de un momento a otro ha de producirse. ¿Qué sentiré? Dolor. Supongo que esa es la palabra, aunque dudo que lo abarque en toda la magnitud que se me presenta. Voy a sufrir. Noté intensamente el golpe en mis pies, sé que ahora volverá a ocurrir. Desde que me desperté esta madrugada, he ido pasando del desvelo inquietante a un terror irracional parando en todas las estaciones intermedias.

Él sabe que estoy asustada y que lucho por no cerrar los ojos. No aparta su mirada de la mía, es como si un delgado canal de energía las mantuviera unidas. Un puente entre su yo y el mío. De pronto tira de mi mano y me coge la otra, me atrae hacia él y envuelve mi cuerpo con el suyo. Mi cara apretada con su mano contra su pecho, me empieza a faltar el aire de nuevo,  sus brazos rodeando mi caja torácica, sus piernas enredadas en las mías. Sé que se acerca el momento, mi corazón late deprisa, golpea mi pecho y salpica el suyo. Y todo eso sin cerrar los ojos. Él me lo recuerda, lo oigo como la otra vez, a través del agua… solo que no hay agua: “Abre los ojos, respira”. Y los abro bien. Respiro. Exageradamente, tal vez fruto de mi pánico, los abro. Abro también la boca, quiero atrapar todo el oxígeno que pueda, llenar mis pulmones de aire. Todo está oscuro dentro de su abrazo y de repente, miles de estallidos de color rojo se abren delante de mí. Lo he perdido en el impacto. Ya no noto su abrazo protector y me siento desamparada, desesperada. Sin dolor, más bien vacío. Pero un vacío que lastima más que el dolor propio. Caigo. Caigo tan, tan abajo, tanto.

Mi boca se vuelve áspera, como si me hubiera tragado un puñado de tierra caliente. Quisiera toser, escupir lo que me quema en la garganta, pero algo presiona mi boca y no puedo moverla, todo mi cuerpo está aprisionado, no puedo separar los brazos, no puedo abrir los dedos de mi mano, no puedo separar las piernas, nada. Mis ojos lloran, llenos de minúsculos granos de arena que dañan irremediablemente mi córnea. Veo borroso y aún así, diminutas lágrimas de sangre deslizándose como gotas de lluvia en un cristal, aparecen en mi campo visual. Necesito parpadear, pero su voz retumba en mi cabeza: “¡Ábrelos!” Sigue ahí, pero ¿dónde? No puedo verlo, no puedo tocarlo, no puedo oírlo. Intuyo su presencia, ausente durante ese corto período de tiempo, eso debería tranquilizarme, pero esta inmovilidad me aturde tanto que no lo logro. Me quema la piel. Veo mi pelo en movimiento, repta delante de mí. Está sucio de tierra y enredado entre raíces y hojas muertas, que se resquebrajan con el movimiento lento pero demasiado rápido para su fragilidad. De algún mechón veo salir gusanos, que se retuercen delante de mí. Es como si mi pelo sufriera una especie de mutación y se sublevaran contra mí. Algunos de ellos desaparecen engullidos por agujeros oscuros, otros serpentean hasta mis ojos, mi boca, mi nariz…  Hieden. Su olor es nauseabundo, tengo ganas de vomitar. Creo que alguno ha entrado por mi oreja, se ha deslizado hacia mi oído interno y está masticándome el tímpano. Me duele horrores, pero aunque intente gritar, ¿cómo hacerlo con la boca cerrada? Tengo miedo, miedo de que la tierra que veo arremolinada a mi alrededor me inunde por dentro, que me atrape aún más de lo que estoy y ya no pueda salir nunca de aquí. Miedo de no poder volver a soñar con él para seguir huyendo, porque… ahora soy yo la que quiere huir. Quiero salir de aquí.

Continuará…

Anuncios

5 pensamientos en “A weird dream VI

  1. jolines. el titulo del dibujo ya lo dice todo. ataque de los gusanos mutantes.
    luego entro y te envio un missagero.
    un besote.
    toni

    Me gusta

  2. Eres una artista tía! ese dibujo transmite el mal rollo que luego genera tu relato, me repito pero la palabra es angustia, aunque lo de los gusanos ha sido un poco puag, eh? jjj sigue sin cerrar los ojos, no lo olvides.
    Un saludito.

    Me gusta

  3. Pingback: A weird dream VI | Solo Laura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: